LOS TRES TESOROS

 In Lohan kung/qigong

 El concepto de “Los tres tesoros” es muy utilizado en la medicina tradicional china. También es algo recurrente en la mayoría de los estilos de qingog incluso en muchos sistemas de wushu, especialmente en los denominados “internos”.

Pero me temo que es una idea que no siempre está clara para muchos practicantes de qigong y mucho menos su relación con los ejercicios que practican.

Efectivamente, puede ser un elemento muy profundo y complejo dependiendo del ámbito donde se explique. Y aunque la idea general es siempre la misma, su interpretación o aplicación variará sensiblemente según sea en el ámbito de la medicina, del qigong o de las artes marciales.

 Parta el caso que nos ocupa, el qigong, y más concretamente el sistema Luohan, entender lo que son los tres tesoros y como se trabajan en nuestro estilo es esencial. Por ello me gusta explicarlo de una forma sencilla y muy clara, porque además en esencia, es una teoría muy fácil de entender. Veamos;

Para la medicina tradicional china el ser humano está compuesto básicamente de tres cosas; la parte física, la energía y la mente.
Es decir, podemos clasificar la composición del ser humano en tres niveles; físico, energético y mental, y cada uno de ellos se correspondería con cada uno de los tesoros (jïng 精, qì 氣, shén 神).

1.- Parte física
Es todo aquello que podemos ver y tocar. Engloba todo nuestro cuerpo físico; desde la piel, hasta los órganos internos, pasando por huesos, músculos, tendones, etc.
Esta parte se corresponde con el JÍNG (精), generalmente traducido como esencia, y que constituye las sustancias fundamentales del cuerpo humano, siendo la base material de todos sus tejidos. Por lo tanto, se manifiesta en nuestro físico. La robustez de nuestra constitución depende de nuestro jing; un jing fuerte se manifestará en un cuerpo fuerte y sano. Por el contrario, un jing débil conllevará problemas de crecimiento, debilidad física, etc.

2.- Parte energética
Es aquello que no podemos ver, no podemos tocar, pero que sí podemos sentir: de alguna manera es lo que da vida y permite funcionar a nuestra parte física. Es lo que los chinos denominan QÌ (se pronuncia Chi) (氣) (generalmente traducido como “energía”).
El qi circula por una serie de canales llamados JIN-LOU, que le permiten llegar a todas la partes del cuerpo. Para la medicina china existen varios tipos de qi según su origen, función o localización. Se le atribuyen diversas funciones como propulsión, calentamiento, defensa, etc.

3.- Parte mental
Es aquello que dirige al qi (energía) para que pueda funcionar el jing (cuerpo). Es decir, es nuestra actividad mental que dirigirá el funcionamiento de nuestro cuerpo a través de la energía, ya sea de forma consciente o inconsciente. Es lo que los chinos denominan SHÉN 神 ( traducido muchas veces como “espíritu”, “mente” o “conciencia”).
El shen es un término muy amplio y muy genérico que no solo se refiere a nuestra actividad mental, sino también a diversas manifestaciones externas de nuestra actividad vital, como la expresión, la mirada o el aspecto general.
Dicho de una forma muy simple, somos cuerpo, mente y energía. Evidentemente, cada uno de estos tres aspectos se puede dividir en muchísimos apartados; el cuerpo físico lo podemos dividir en sistemas; hay diferentes tipos de energía; y el aspecto mental también se puede dividir en consciente, subconsciente, etc.
Paro la idea básica es que cualquier cosa de la que estamos hechos se puede incluir en uno de estos tres aspectos.

Un ejemplo nos servirá para entender mejor el significado de estos tres conceptos;

Centrémonos en uno de nuestros brazos. Eso sería el jing, o parte física. Se puede ver y tocar.
Ahora vamos a moverlo. Para ello necesitamos algo que no podemos ver ni tocar, pero que sí podemos sentir: eso es la energía, o qi.
Y también necesitamos algo que dé la orden para ejecutar el movimiento, que es nuestra mente, o shen.
Por lo tanto, ya podemos ver en este ejemplo, que estas tres partes siempre irán de forma conjunta; mi mente (shen) manda energía (qi) al brazo (jing) para poder moverlo.

 

Espero que haya quedado claro qué son los tres tesoros en el contexto del Luohan qigong. Como decía, dependiendo del ámbito donde se enseñe o aplique puede ser explicado de una forma más sencilla o compleja, pero para nuestra práctica, conocer lo que he explicado es más que suficiente. En próximos artículos analizaremos el porqué es tan importante en nuestro sistema y como los vamos a trabajar.

Si quieres saber más sobre los tres tesoros y como trabajarlos en el Luohan, en el libro “Lohan Chi kung. Tesoro para la salud” lo explico más detalladamente.

Recent Posts

Dejar un comentario

Start typing and press Enter to search